La SGAE recuerda el genio de Lola Flores cuando se cumplen 25 años de su desaparición

Actualidad

La SGAE recuerda el genio de Lola Flores cuando se cumplen 25 años de su desaparición

16 de mayo de 2020

Comparte esta noticia

‘La Faraona’ jerezana ha sido considerada una artista 360º, por destacar como cantante en el panorama flamenco y de la copla y protagonizar más de una treintena de películas

Su personalidad arrolladora y su pasión cuando se subía al escenario la convirtieron en una de las figuras indiscutibles del panorama cultural español e iberoamericano del siglo XX

Pasional, revolucionaria e insuperable. Así han considerado siempre los expertos en el mundo de la copla y el flamenco a esta reconocida y respetada intérprete, a la que -en el 25 aniversario de su fallecimiento, que se cumple el 16 de mayo- el público sigue considerando como una de las artistas todoterreno más entrañables de la escena del cante y el baile de nuestro país.

Socia de la SGAE desde 1964 como letrista y autora dramática, Dolores Flores Ruíz (Lola Flores) figura en la entidad como coautora de canciones, rumbas, boleros, pasodobles, temas flamencos, fandangos, tangos y multitud de poemas. Sin embargo, la genialidad y la gracia que le abrió las puertas de los mayores teatros del mundo le llegó como intérprete de temas tan reconocidos como A tu vera (compuesta por Rafael de León y Juan Solano), Torbellino de colores (basada en un poema del gaditano José María Pemán), Que me coma el tigre, El lerele o Échale guindas al pavo (compuesta por Ramón Perelló y Ródenas, Juan Mostazo y Sixto Cantabrana); por citar algunos de los temas más populares.

Un epígrafe aparte merece su fructífera relación musical con el prolífico trío Quintero, León y Quiroga. La gran mayoría de las coplas que interpretaba Lola Flores fueron escritas por ellos. La zarzamora, Ay pena, penita, pena, Pepa Bandera, La Sebastiana, Mi abuelita tenía un pollito, Coplas del kikiriki, La via que me pidieras, Olé mi torero, Siete puñales, María Victoria, Buenaventura, Rosa y clavel, Salero, Fuego, fuego, Ay, Lola, La ventolera, Coplas de Sevilla, No te vayas de mi vera, Coplas de Juan Rosales, Entre col y col, La niña de los faroles o La Salvaora son algunos ejemplos de esta fértil colaboración.

Arrolladora personalidad

Su personalidad arrolladora y su pasión cuando se subía al escenario la convirtieron en una de las artistas más indiscutibles del panorama cultural español e iberoamericano. Jerezana de nacimiento, ‘La Faraona‘ (apodo que le puso el gran compositor y cantante Agustín Lara cuando hizo cine en México) tuvo su primera incursión en en el mundo artístico en 1939 cuando se presentó en el Teatro Villamarta de su localidad para formar parte del espectáculo Luces de España. Después pasaría al cine, donde apareció en Martingala junto a Pepe Marchena. En 1945 grabaría su primer disco. Su despliegue artístico, citan los expertos, se produjo de la mano de Manolo Caracol, una de las figuras más importantes del flamenco, en la década de los cuarenta, con el que formó pareja artística y sentimental.

Su legado cinematográfico incluye su participación en más de treinta largometrajes como Morena clara, Embrujo, La niña de la venta, La danza de los deseos, La hermana alegría, María de la O, Lola torbellino, Sueños de oro, rodadas en España y en México.

La muerte de ‘La Faraona’ empujó a la familia Flores a un sendero de tragedias. Quince días después de su adiós, su hijo Antonio fue encontrado muerto en la casa familiar. El joven cantante tenía 33 años y no pudo soportar el dolor de perder a su madre. Su marido, el guitarrista Antonio González ‘El pescailla’, murió cuatro años después de fallecer la artista.

Con un claro duende innato pero mucha profesión a sus espaldas, Lola Flores tuvo reconocimiento mundial, llegando a cantar en el Madison Square Garden de Nueva York. Madre de las también cantantes Lolita y Rosario y abuela de las actrices Alba Flores y Elena Furiase y del músico Guillermo Furiase, el clan Flores es uno de los más prolíficos.

Innovadora e icónica

Lola Flores no solo sigue siendo célebre por lo que ofrecía sobre los tablaos sino por cómo se enfrentaba a los platós televisivos; donde derrochó carisma y multitud de citas célebres, muchas de ellas, ya grandes iconos de nuestra memoria. Su abierta personalidad y gran humanidad la convirtieron en el personaje más cercano del mundo de la copla; hecho por el que aún sigue resonando hasta en la generación millenial que copa las redes sociales.

Documental en TVE

En el 25 aniversario de la muerte de Lola Flores, diversos actos recordarán su arte. TVE recupera el documental Ole, ole, Lola Flores, dirigido por Talia Martínez, como homenaje a la artista. Un trabajo que muestra parte del archivo del ente público con declaraciones, actuaciones y películas de la creadora andaluza, con seis actuaciones en directo y testimonios de allegados muy cercanos y miembros de su familia.

Más información

Únete a la SGAE, registra tu obra, y comienza a obtener los beneficios generados por derechos de autor