Reixa reivindica ‘el valor estratégico del derecho de autor en tiempos de crisis’

Sgae | 20 noviembre, 2012

El presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), Antón Reixa, ha participado hoy en la Mesa Institucional del IV Foro de Industrias Culturales. Este encuentro, organizado por la Fundación Santillana con el patrocinio de la SGAE, reúne cada año a profesionales y expertos en el ámbito cultural para debatir sobre la situación del sector. En esta ocasión, la cita ha estado dedicado a ‘La Financiación de la cultura: el Estado o la empresa, la subvención o el patrocinio’.

Reixa, que ha compartido la mesa de debate con el Secretario de Estado de Cultura, José María Lasalle; Ignacio Polanco, presidente de la Fundación Santillana y Pere Portabella, presidente de la Fundación Alternativas, ha aprovechado su intervención para destacar el “compromiso firme de esta nueva SGAE por la renovación y por el servicio que prestamos a la ciudadanía”. El Presidente de la SGAE ha analizado las posibilidades actuales de financiación de la cultura en España, haciendo especial hincapié en la dicotomía Administración-Mercado. “En esta industria, la cultural, es necesario distinguir bien los bienes y servicios que damos a la sociedad y que, en la coyuntura actual, están a expensas de la oferta y la demanda”. Precisamente por eso, Antón Reixa ha destacado también la importancia de la cultura como elemento de cohesión social, autoestima e identificación colectiva.

Sobre el mecenazgo, Antón Reixa ha reconocido que se trata de una “forma civil y deseable, es incluso necesaria para mantener la estructura de la industria cultural. Pero este sistema debe coexistir con la incentivación del desarrollo de la industria cultural que, si bien en 2009 suponía el 4,2% del Producto Interior Bruto, ha decrecido hasta el 3,9%, según el Anuario SGAE de las Artes Escénicas, Musicales y Audiovisuales”.

El representante de los Autores y Editores ha cerrado su intervención reivindicando el valor estratégico del derecho de autor en el actual contexto económico, definiéndolo como “un elemento de independencia para los creadores, un incentivo para la creación libre y un principio equilibrador en una economía de mercado”.

Puedes seguir todo el debate en #FICulturalesprograma completo el IV Foro de Industrias Culturales.