El ciclo de documentales musicales ‘Albanta(s)’ comienza con sendos homenajes a los cantautores Aute y Sánchez Ferlosio
De la mano de la Fundación SGAE, se proyectarán las películas ‘Aute Retrato’ (2 marzo) y ‘Si me borrara el viento lo que yo canto’ (4 marzo) en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia

Los cantautores Luis Eduardo Aute y Chicho Sánchez Ferlosio son los protagonistas de los dos largometrajes documentales que esta semana abren el ciclo de proyecciones Albanta(s) en la Sala SGAE Centre Cultural de Valencia (Blanquerías, 6). Así, el martes 2 de marzo se proyectará Aute Retrato, de Gaizka Urresti, y el jueves 4, la película Si me borrara el viento lo que yo canto, de David Trueba. Las sesiones comienzan a las 18 horas y son gratuitas, aunque, atendiendo al protocolo contra la covid-19, el aforo de la sala se ha reducido a 50 butacas y es imprescindible confirmar asistencia.

Organizado por laFundación SGAE, a través de su Consejo Territorial de la Comunidad Valenciana, Albanta(s) es un tributo a cuatro nombres propios fundamentales de la música popular española (los cantautores Aute, Sánchez Ferlosio y Víctor Manuel, y el productor musical Mario Pacheco) que, cada uno a su manera, crearon a lo largo de sus trayectorias artísticas y vitales sus propios universos creativos, tan libres y necesarios como el de la canción de Aute, Albanta, que ha servido para bautizar este ciclo audiovisual. La muestra se completará con los largometrajes documentales Revelando a Mario, de Simó Mateu (9 marzo), y El abuelo Víctor, de Emilio J. Ruiz (11 marzo).

2 marzo: Aute Retrato

Dirigido por Gaizka Urresti, quien firma también el guion con Juan Moya y Nacho Cabana, Aute Retrato (2019) es un emocionante y conmovedor tributo a quien, sin duda, fue uno de los creadores más polifacéticos de nuestro país, Luis Eduardo Aute: compositor e intérprete, pintor, poeta, cineasta y dibujante. En ese sentido, el largometraje muestra en detalle todas las disciplinas artísticas que cultivó a lo largo de su vida, así como sus temas más recurrentes: el erotismo, el amor, el humor, la mística, la amistad y el compromiso político. Y ello mediante sus propios testimonios, pero también de otros amigos y compañeros, como Silvio Rodríguez, Joaquín Sabina, Forges, Ana Belén, Jorge Drexler o Rozalén, entre otros.

“Cuando le planteé a Aute la posibilidad de hacer una película sobre él, se mostró muy escéptico, porque no se sentía merecedor de una película que hablara de su vida y de su obra”, cuenta el realizador. “Finalmente, le convencí y durante 2016 estuvimos acompañándole durante los conciertos de Giraluna, en los que repasaba sus 50 años de carrera en el mundo de la música. En agosto de 2016, Aute sufrió un infarto y el proyecto se paralizó. Esperábamos su recuperación, pero fueron pasando los meses y no mejoraba. En 2017, con el respaldo de su familia, decidimos seguir adelante con la película, que se desarrolló en paralelo a los conciertos de homenaje ¡Ánimo, animal! que le rindieron muchos de sus compañeros de profesión”, añade Urresti.

La película Aute Retrato se estrenó en septiembre de 2019 y cosechó diversas nominaciones en certámenes como los Goya, los Forqué o los Simón. El 4 de abril de 2020, Luis Eduardo Aute fallecía en Madrid a los 76 años.

Gaizka Urresti (Bilbao, 1967) es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco. Ha dirigido más de una docena de cortometrajes; entre ellos, Un Dios que no ampara y Abstenerse agencias (Premio Goya al Mejor Cortometraje de Ficción). Ha firmado también los largometrajes documentales El último guion. Buñuel en la memoria (codirigido con Javier Espada) y Arizmendiarrieta, el hombre cooperativo, y la comedia Bendita calamidad. Ha producido también películas como Vida y color, de Santiago Tabernero, e Incierta gloria, de Agustí Villaronga.

Reserva tu entrada gratuita

4 marzo: Si me borrara el viento lo que yo canto

Escrita por Joan F. Losilla y David Trueba, y dirigida por este último, Si me borrara el viento lo que yo canto (2019) cuenta la “prodigiosa historia de Chicho Sánchez Ferlosio y de unas canciones que han vencido al olvido para convertirse en himnos”. Es decir, títulos como Gallo rojo, gallo negro (Los dos gallos), Canción de Grimau o A la huelga, que el cantautor madrileño interpretó en el cuarto de baño de su casa en 1963 frente a dos estudiantes suecos que las registraron y, posteriormente, publicaron en un álbum titulado Canciones de la resistencia española. Por “razones de seguridad” en el disco se ocultó el nombre del autor e intérprete de las canciones, que circularon por todo el mundo, como si de piezas anónimas y populares se tratara, hasta convertirse en auténticos himnos antifranquistas. Canciones de la resistencia española es considerado, además, el primer registro de la canción protesta en España.

“Resulta asombroso comprobar cómo las canciones pueden ser eternas, pese a que su autor se situara al margen, se evadiera de los rigores industriales, mantuviera su actitud libre y heterodoxa. Hay que contar esa verdad, especialmente para que la escuchen los jóvenes”, comenta David Trueba. “La otra faceta que me interesó es el componente informativo sobre la verdadera historia de España, algo que casi nadie quiere que se cuente. Y consiste en nada menos que el hijo de uno de los autores del Cara al sol fue treinta años después un trovador universitario de protesta, que luchó por la libertad, la solidaridad con los obreros, que empujó para hacer caer la dictadura con lo único que tenía a mano: una guitarra”.

La película Si me borrara el viento lo que yo canto se estrenó en el 67º Festival Internacional de Cine de San Sebastián y circuló después por festivales como In-Edit o el del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana.

David Trueba (Madrid, 1969) estudió Periodismo y pronto comenzó a trabajar en prensa, radio y televisión. Se estrenó como guionista con Amo tu cama rica, película de Emilio Martínez-Lázaro a la que seguirían otros exitosos títulos como Two much y La niña de tus ojos, de Fernando Trueba, o Perdita Durango, de Álex de la Iglesia. Como director debutó en 1996 con La buena vida. Otros títulos suyos son Soldados de Salamina (en el que, precisamente, cuenta el fusilamiento al que sobrevivió Rafael Sánchez Mazas, padre de Chicho Sánchez Ferlosio y, además de escritor, ideólogo del fascismo español) o Vivir es fácil con los ojos cerrados. Es autor también de varias novelas, como Cuatro amigos y Tierra de campos, entre otras.

Reserva tu entrada gratuita