La SGAE exige al Ministerio de Cultura rigor en sus comunicaciones

Ante las informaciones aparecidas en el día de ayer en diferentes medios de comunicación acerca del proceso electoral en el que se encuentra inmersa la entidad y la impugnación judicial del mismo que, al parecer, ha sido presentada por un grupo de miembros de la Junta Directiva, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) tiene que hacer las siguientes precisiones:

Esta entidad, al día de la fecha, no ha recibido notificación alguna de la referida demanda por lo que todo el conocimiento que pueda tener sobre la misma y su contenido es el publicado en dichas informaciones. En cualquier caso, el ejercicio de este tipo de acciones es un derecho de los socios y la entidad le dará contestación cuando proceda.

En cuanto a las razones que se indican como motivo de esta demanda carecen totalmente de fundamento, ya que los hechos en los que se basan no se corresponden con la realidad. La SGAE ha mantenido y mantiene, desde hace años, una relación constante y fluida con el Ministerio de Cultura, especialmente con D. Carlos Guervós, subdirector general de Propiedad Intelectual. De todas las gestiones que se llevan a cabo con esta subdirección general se da cuenta puntual a los órganos de gobierno de la entidad, quedando constancia de todo ello en las correspondientes actas, que son remitidas, puntualmente, al Ministerio.

En reiteradas ocasiones se ha ofrecido a dicha Subdirección, que asistiera, personalmente, a las reuniones de los órganos de gobierno, no habiendo obtenido respuesta alguna hasta ahora sobre esta posibilidad. Por ello, tenemos que mostrar nuestra extrañeza en relación a las manifestaciones que en la información aparecida se le atribuyen al Sr. Guervós, respecto de las cuales la SGAE le ha pedido la correspondiente explicación. Sobre todo, cuando la información facilitada por los responsables de la entidad de los órganos de gobierno de la misma fue confirmada por el Ministerio mediante el teletipo procedente de Europa Press, de fecha 4 de julio pasado.

Por último, sorprende que por parte de un grupo de miembros de la Junta Directiva de la SGAE se pretenda impedir la celebración de unos comicios electorales, dada la situación de bloqueo institucional en la que se encuentra la entidad tras el rechazo de la propuesta de nuevos estatutos por la Asamblea de la misma. Por otro lado, hay que recordar que la legislatura finalizaba en el mes febrero del próximo año, por lo que la convocatoria electoral se tendría que haber producido, en todo caso, en el mes de noviembre del presente año.

Dar la palabra a los socios a través de unas elecciones, es la única solución que puede haber a la actual situación. Poner en duda la legitimidad de este proceso, tergiversando los hechos tanto en lo relativo a las causas de la convocatoria como a los sistemas de votación, es una imprudencia, máxime cuando los propios demandantes conocen que las normas que regulan los comicios electorales en la SGAE, aprobadas por el Ministerio de Cultura, garantizan plenamente el derecho de sufragio de los socios de la entidad.