La SGAE lamenta la pérdida de su socio René de Coupaud

René de Coupaud falleció inesperadamente el pasado sábado, 10 de febrero, en Asturias. Madrileño de nacimiento, se había trasladado de niño a Gijón y desde el Principado desarrolló una carrera referencial en varios campos. Impulsor fundamental del jazz y músico celebrado en cualquier otro género (del pop a la música ligera), el talento de René de Coupaud estalló en los años 70 del pasado siglo. En aquella década comenzó a trabajar con el grupo soul Alcatraz, nacido de la escisión de Los Canarios, y enseguida se convirtió en pilar fundamental para artistas como Danny Daniel, Camilo Sesto, Albert Hammond, Ángela Carrasco, Donna Hightower o Juan Carlos Calderón. Para ellos y para otros muchos ejerció de teclista, pianista, arreglista, productor o director musical, y se embarcó en importantes giras internacionales.

En la segunda mitad de su carrera, siempre en Asturias, se estableció como técnico y productor encargado de la grabación de discos de Ilegales, Nuberu, Los Tres Sudamericanos, Los Locos o Jerónimo Granda, entre otros. También ejerció la docencia con dos generaciones de nuevos músicos asturianos, a quienes enseñó los secretos de su oficio, igual que hizo con sus hijos, Javier y Pablo.

René de Coupaud recibió el Premio AMAS de Honor en Asturias y era el socio número 29.669 de la SGAE. Su fallecimiento ha llegado cuando apenas contaba con 65 años. Los autores y editores de la SGAE lamentan la pérdida prematura de su socio y se unen al dolor de su familia y seres queridos.

Para más información:
El Comercio
La Nueva España